Silvia Dell’ Agnese y Elena Arceluz, dos ejemplos de una multitud buscando la verdad. Investigan una red que traficaba con bebés robados en Mercedes

Investigan una red que traficaba con bebés robados en Mercedes

Claudio Fabian Guevara . Publicado en Judiciales 4 1 Comentario

 

Los partos se produjeron en el hospital y en casa de una partera • Los niños eran dados por muertos, y entregados a otras familias que los inscribían como propios • Más de 20 casos se investigan por la denuncia de una mujer que busca a su madre biológica.


Desde hace algunas semanas estremece en la ciudad los ecos de una denuncia judicial por casos de robos de bebés, incluyendo los posibles delitos de falsificación de documento públicos y potencial venta de menores. La denuncia está en manos de la Fiscalía Federal a cargo de Carlos Stagnaro.

Estiman en más de 20 los casos, de personas que habrían nacido en Mercedes y criados por padres no biológicos en otras localidades por medio de falsificación de partidas de nacimientos, libretas sanitarias e inscripción como propios cuando no lo eran. También habría otros casos de madres que parieron en Mercedes cuyos hijos fueron sustraídos o dados por muertos, sin nunca demostrar el fallecimiento fehacientemente y con certificados de defunción en procedimientos al menos “dudosos”. Los casos datan desde 1953, según se ha investigado.

Silvia Dell’ Agnese, la joven que inició todo en busca de su madre biológica (siendo ella nacida en Mercedes en el ’73 y entregada a otra familia), señaló que desde hace un año se está encontrando mucha información al respecto. En la denuncia hay involucradas parteras involucradas, médicos, personal del hospital Blas L. Dubarry, del Registro Civil y policías.
Se hizo una denuncia en la Justicia Federal con varios casos, y cada días se suman gracias a los medios y las redes sociales. “De a poco vamos tratando de encontrar cada uno su verdad”, señaló Silvia.

Silvia Dell’ Agnese y Elena Arceluz, dos ejemplos de una multitud buscando la verdad.

Silvia Dell’ Agnese y Elena Arceluz, dos ejemplos de una multitud buscando la verdad.

►Una madre sin su hijo

Elena Arceluz tiene dudas sobre lo que pasó con su bebé tras darlo a luz. Desde que conoció a Silva se unieron tanto, casi como familia, identificándose en la necesidad ella de su hijo, y Silva de su madre.

Cuenta que a los 16 años, casada formalmente, quedó embarazada. “A los 17 años el 7 de abril de 1973 tuve a mi bebé. Venía de Suipacha, vivía en el campo y me hacía atender acá en Mercedes. Siempre vine sola. El día que tengo a mi bebé no lo dejan entrar a quien era mi esposo hasta la hora de visita. Yo lloraba por los dolores, y me llevaron a otra cama. Me llevan a un cuarto, que no era como una sala de parte (en base a lo que conocí después) y me dejan ahí. Yo siento al bebé continuamente. Estuve alrededor de cuatro horas ahí, lo veía normalmente. Me dormí y se escucha a una chica de limpieza y me dice que me iba a mandar a buscar. Pregunté por mi bebé y me dijo que después lo llevaban”.

Además, señaló: “A la tarde, hora de visita, entra la que era mi suegra y me dice muy nerviosa que mi marido después venía, que estaba descompuesto porque el bebé se murió. Estaba mal, quede asustada. Nunca había pasado por eso. Me dijo iban a Suipacha a enterrarlo y al otro día me iban a buscar. Al otro día, cuando llegamos a la casa pregunté qué pasó y me cuentan que les dieron el bebé envuelto, sin partida de defunción. Llegaron a una funeraria en Suipacha, y le dicen que faltaba el certificado de defunción. En la clínica de allá le firma un doctor la partida y lo entierran. Todo esto me contaron. Pero al haber tantas irregularidades yo sé que mi bebé vive”.

Y ésa es la esperanza que la ha mantenido en pie durante tantos años. Respecto a lo que sucedió todos estos años manifestó: “No hice denuncia antes. Siempre viví en el campo. Ahora vivo en la ciudad y el camino me lo abrió Silvia. Un día ella me llamó sin conocerme cuando vio mi caso. Yo siempre tuve la duda y escribía en las redes sociales. Me conecté con ella y la gente de DDHH”.
“Hoy estoy buscando la verdad. Quiero saber si verdaderamente ahí está enterrado mi hijo. Espero llegar a un final feliz. Tengo que tener fe. Ya pasaron 43 años y nunca tuve una puerta abierta, y hoy se abrieron un montón”, remarcó.

►Causa judicial

La causa está tramitándose en la justicia federal. “No hemos hablado con el fiscal todavía, sí ya declaramos nosotras y otras personas. Pero confiamos en que será inminente”, indicó Silvia y agregó: “Lo bueno es que cada día se suman más personas. Esperamos que con la difusión de esto aquellas personas que tienen dudas sobre lo que les pasó o que vieron algo que nos digan, cualquier granito de arena a nosotros nos va a ayudar para poder reconstruir nuestra historia”.
“Hay nombres en común y un pacto de silencio. Nosotros queremos llegar a la verdad, y lamentamos por los que se vieron involucrados en esto pero queremos nuestra verdad”, concluyó.


Contacto
Facebook: “En Mercedes Busco Mi Origen”, es la cuenta de Silvia gracias a la cual fue encontrando más casos y convoca a todos los que puedan aportar datos o bien tengan dudas sobre su origen se acerquen.


Búsqueda de la identidad: historias de vida

Son muchos los casos, y todos igual de estremecedores. Las trataron de locas luego de los nacimientos. Los pactos de silencio en las familias eran clave. Los pactos de silencio donde todos sabían, pero nadie hablaba o se metía. La mayoría de las mamás tuvo que tratarse por problemas psiquiátricos, porque de tanto decirles que no habían vivido lo que vivieron, terminaron creyéndose ellas mismas que eran insanas.
Silvia Dell’ Agnese los ha ido recopilando todo este tiempo. Algunos de ellos son:
• ‘María’ tuvo a su hijo en la casa de la partera en 1976. Con complicidad de su madre, y tan sólo 14 años, no pudo evitar se queden con él y lo vendan.
• ‘Susana’ tuvo a su bebé un año después en el mismo lugar, y por las mismas razones y aprovechando la difícil situación económica familiar en la cual estaban, su bebé fue vendido y se le cobró un plus a los apropiadores para que la abuela biológica de ese bebé se lo lleve.
• ‘Juan’ nació en el hospital Dubarry en el año 1971, y mediante la ayuda de un médico amigo lo entregan a una familia. Se entera de grande que no era hijo biológico de sus padres. Al iniciar su búsqueda encuentra una red de mentiras e historias cruzadas. Aún sigue buscando.
• ‘Carlos’ por propia voluntad llegó a hacerse un ADN y comprobar que las actas del hospital no eran las que respondían a su nacimiento. El ADN particular fue el cruce con un posible hermano en Mercedes. Su caso lo presentó a la justicia provincial, pero no avanzó para ahora volver a ser expuesto ante la Federal.
• ‘Martín’ nació en la casa de la partera en el año 1976. Se entera de grande y por dichos de amigos que era hijo apropiado. Comenzó a investigar, llegó hasta su partera. Luego de varias veces de ir a verla, ella le dice la ubicación de su mama biológica. Se encontró con ella. Él llegó a su verdad, pero luego de rogar que la encargada de venderlo se lo diga.

Comentarios (1)

  • MARIA CELIA GRABLER

    |

    realmente me da verguenza ajena,no soy Mercedina,lo soy por adopción,y ver cada dia que personas que estudiaron para hacer el bien salen con esta acción garrafal,y lo peor es que toda justicia queda en la nada,como cuando encontraron cadaveres y material descartable en un conteiner,encontrado por niños.realmente lamentable.

    Responder

Deja un comentario